Aficiones ruidosas

Raúl del Campo

Su afición posee el record Guiness de ruido en un estadio de fútbol. En una ocasión se llegaron a medir 190 decibelios… ¡el equivalente al sonido que hace un caza de combate despegando si te encuentras a sólo 10 metros de él! Además, antes de cada partido siguen un espectacular ritual: el líder de su grupo más ultra salta al campo y, como si de un director de orquesta se tratase, guía los cánticos del resto del estadio. Fenerbahce Los hinchas del club de Estambul son, además de muy ruidosos, grandes aficionados al uso de bengalas. Esto, además de intimidatorio para el rival, puede llegar a ser bastante peligroso, y si no observa el monumental incendio que se declaró en su estadio -el Sükrü Saracoglu- durante el transcurso de un partido. Eso sí, en ocasiones se sirven de objetos mucho menos peligrosos para animar a su equipo, como una espectacular lluvia de confeti o ponen a todo el estadio (55.000 personas) a botar Boca Juniors El mítico estadio de La Bombonera se convierte en una fiesta cada vez que Boca Juniors juega en casa. Su grupo de hinchas más conocido a nivel mundial es ‘La 12’, denominación que se originó en el año 1925 y que hace referencia a su condición de jugador número 12 del equipo. Pero el apoyo al equipo no es un patrimonio exclusivo suyo: todo el público, entre el que frecuentemente se encuentra Maradona, anima sin parar a lo largo de todo el partido. Panathinaikos Su grupo más representativo, los denominados ‘Gate 13’ -puerta 13- no son sólo ruidosos. Además, y a diferencia del resto de grupos de hinchas que animan a su equipo de fútbol, éstos también acompañan y animan al resto de secciones deportivas de su club. Es habitual su presencia en la cancha de baloncesto o de voleibol. Y, si en un estadio al aire libre el ambiente es espectacular, el estruendo que provocan en un pabellón cerrado supera los límites de lo imaginable. Cádiz Tal vez no sean los más alborotadores ni los que más fuerte gritan, pero los aficionados gaditanos no paran de cantar ni un minuto durante los encuentros de su club. Además, su sentido del humor casi les ha convertido en un mito entre el resto de aficiones españolas. ¿Su mejor momento? Cuando jugaban en 2ºB hace tan sólo cinco temporadas, las 22.000 localidades de un Ramón de Carranza lleno a rebosar vibraban con la misma fuerza que en primera. Olympiakos Aunque más centrados en el fútbol que sus incondicionales enemigos del Panathinaikos -comparten una rivalidad similar a la que hay entre Barcelona y Real Madrid en España, solo que con frecuentes episodios de violencia-, los hinchas del Olympiakos comparten con estos su afición por las bengalas y por el ruido extremo. ¿Un ejemplo? De esta guisa celebraron la conquista del título de la pasada liga de fútbol. Borussia Dortmund Tenemos una imagen de los alemanes como personas frías y distantes… pero los seguidores del Dortmund son la excepción. La explicación a esta rareza está en que Dortmund es una ciudad eminentemente industrial y con un clima muy frío, por lo que no hay muchas alternativas de ocio y sus habitantes se vuelcan en el fútbol. Su campo, el Westfalen Stadion, es conocido como el ‘infierno amarillo’. Croacia tenis Los aficionados croatas al tenis son mundialmente conocidos en los torneos del circuito de la ATP no sólo por ser, junto a los argentinos, los más ruidosos -dentro de los límites que impone un deporte como el tenis, excepto en la Copa Davis, claro-, sino por acompañar y apoyar a sus jugadores en cualquier lugar del mundo. Y desde luego que se hacen notar.