Freddie Spencer: CORRE RÁPIDO, FREDDIE

Deportistas con Corazón

En 1985, Freddie Spencer logró una hazaña que nadie ha conseguido igualar todavía: ganar el título de 250 cc y de 500 cc en la misma temporada. Raúl del Campo

Freddie Spencer (20 de diciembre de 1961, Shreveport, Louisiana, Estados Unidos) o ‘Fast Freddie’ -Freddie, el rápido-, como le gustaba que le llamaran, continúa siendo, hoy día, el piloto más joven en ganar un mundial de motociclismo en la categoría reina, antes 500 cc y actualmente MotoGP. Lo logró en el año 1983 a los 21 años y 258 días. También fue, en su momento, el que con menor edad había logrado adjudicarse un Gran Premio de la categoría -en 1982 a los 20 años-. Pero, sin duda, por lo que siempre se recordará a este extraordinario piloto será por haber sido el único capaz de vencer en las categorías de 250 cc y 500 cc del mundial de motociclismo en una misma temporada (también ha sido el último en lograr un doblete): lo consiguió en 1985. ¿Cómo? Pues “a base de esfuerzo, gracias a un gran equipo de gente y a una buena fábrica (Honda) detrás”, según declaraba en vísperas del último Gran Premio de Estados Unidos de MotoGP en una entrevista concedida al diario “El País”. Un prodigio de juventud Spencer comenzó a montar en moto a los cuatro años y a participar en competiciones de ‘Dirt Track’ (competición típicamente estadounidense en la que las motos dan vueltas a una pista circular de tierra o de ceniza) a los cinco. A los 11, ya había ganado diez campeonatos nacionales de ‘Dirt Track’ y ‘Short Track’ (igual que el Dirt Ttrack, pero con circuitos mixtos de tierra y asfalto). Pese a su insultante juventud, su calidad no tenía límites: categoría por la que Spencer pasaba, categoría en la que arrasaba. Así sucedió también cuando empezó a correr profesionalmente. En el año 1978, en el campeonato nacional estadounidense: Freddie se proclamó campeón tras ganar todas las carreras de 250 cc en la categoría ‘novato’. Al año siguiente repitió título, pero esta vez en la categoría ‘Experto’. De nuevo ganó todas las carreras excepto una, en la que queda segundo. Además, este mismo año debutó en el campeonato de ‘Superbikes’ (http://es.wikipedia.org/wiki/Superbikes), triunfando en dos carreras (en la primera de ellas vuelve a lograr un récord de precocidad: es el más joven en ganar una carrera de ‘Superbikes’, a los 18 años y ocho meses de edad) y acabando tercero en la general. A esas alturas, ya estaba claro que había nacido un genio. Y aún así, a nadie se le pasaba por la cabeza lo que iba a ocurrir sólo un año después. Ese 1980, Spencer disputa por primera vez una carrera en Europa. Es la llamada ‘Trans-Atlantic Match Race’ -algo así como el ‘Desafío Transatlántico’-, que Freddie disputa con una moto derivada de una Yamaha TZ750 de calle. De forma increíble, Spencer gana las dos mangas de la prueba arrasando literalmente a dos pilotos con máquinas oficiales. Y no precisamente a unos cualquieras, sino a Kenny Roberts, campeón del mundial de 500 ese mismo año, y a Barry Sheene http://es.wikipedia.org/wiki/Barry_Sheene -bicampeón del mundo de la categoría-. La locura se desata: la todopoderosa Honda le ficha en 1981 para desarrollar su nueva moto de cuatro tiempos -un gran adelanto en esa época-, en 1982 disputa todo el campeonato de 500 cc, ganado su primera carrera y, en 1983, logra su primer título de en esa categoría. El mundial de ese año es, para muchos expertos, el mejor mundial de la historia: Spencer se impone al ya tricampeón del mundo Kenny Roberts por sólo dos puntos de ventaja. Entre los dos ganan las 12 carreras del campeonato, logrando también las 12 poles -que se reparten a razón de seis por cabeza-. Al año siguiente, unas molestias en las muñecas sólo le permiten disputar cinco carreras: gana cuatro y, pese a todo, acaba cuarto el mundial. La hazaña Así que para resarcirse, Spencer decide que, en 1985, va a disputar los mundiales de 250 cc y 500 cc de forma paralela. El esfuerzo era titánico: a lo largo de todo aquel año, tras acabar la prueba del cuarto de litro y, sin apenas tiempo para descansar, ‘Fast Freddie’ se subía a su Honda y corría -y casi siempre ganaba- su correspondiente carrera del medio litro. “Tuve que dedicar mucho tiempo al desarrollo de la moto y a prepararme físicamente. Hay que tener en cuenta que, mientras los demás disputaban un Gran Premio, yo tenía que correr dos”, apunta en la citada entrevista. Y los resultados, casi sobrehumanos: ese año, Spencer corrió diez carreras en la categoría de 250 cc, en las que logró seis pole positions y venció en siete carreras; y otras once en la categoría del medio litro, de las que se adjudicó nueve poles que acabó concretando en otros siete triunfos parciales. Lo curioso del caso es que, tras aquel extraordinario 1985, Spencer no volvió a ganar ni una sola prueba más del campeonato del mundo de motociclismo. Se retiró prácticamente de forma definitiva en 1988 -luego volvió a disputar algunas carreras sueltas-, aquejado de unos problemas de tendinitis en la muñeca que le impidieron volver a luchar por el título los tres años precedentes. La cuestión es: ¿hasta dónde hubiera llegado ‘Fast Freddie’ a tope de facultades? Por desgracia, nunca lo sabremos, aunque aquel mágico 1985 dejó unas cuantas pistas. CON ÉL LLEGÓ EL ESPECTÁCULO Acostumbrado a pilotar desde la niñez sobre las pistas de tierra de ‘Dirt Track’, Spencer fue el primero piloto en adaptar el peculiar estilo de conducción de esta especialidad (que se caracteriza por sus espectaculares derrapadas sobre la tierra) a los circuitos de asfalto del mundial de motociclismo. Con el tiempo, las increíbles deslizadas que Freddie realizaba con gran habilidad tanto con la rueda trasera de su moto como con la delantera, se convirtieron en su seña de identidad y en un espectáculo memorable para los aficionados, muy poco acostumbrados a maniobras tan espectaculares en los circuitos. Desde entonces, han sido varios los pilotos que, curtidos en el ‘Dirt Track’, han adaptado con éxito ese estilo de conducción al asfalto. Por ejemplo, el recientemente proclamado campeón del mundo, el australiano Casey Stoner. SU ESCUELA DE CONDUCCIÓN En la actualidad, Spencer es propietario de una prestigiosa escuela de motociclismo: la ‘Freddie Spencer's High Performance Riding School’. Su filosofía es impartir clases para todo tipo de moteros: desde aquellos que quieren comprobar su habilidad sobre una moto no de calle, hasta jóvenes que sueñan con ser campeones del mundo El propio Spencer, acompañado de un selecto grupo de instructores (Nick Ienatsch, Jeff Hane y Dale Kieffer, todos ellos con una gran experiencia en campeonatos nacionales estadounidenses), entrenan a los estudiantes con algunas de las mejores motos fabricadas por la marca japonesa Honda, como la CBR600 o la Interceptor. Eso sí, sus precios no son precisamente asequibles. Oscilan entre los 2.395 dólares (1.600 euros) por un curso de dos días sobre la conducción en calle hasta los 3.195 dólares (algo más de 2.000 euros)por un curso de tres días para profesionales que quieran depurar su técnica. Más información en www.fastfreddie.com PALMARÉS - Bicampeón del mundo de 500 cc (1983 y 1985) - Campeón del mundo de 250 cc (1985) - 27 victorias en pruebas del campeonato del mundo (20 en 500 cc y 7 en 250 cc) - Bicampeón campeonato nacional AMA (1978 y 1979) - Ganador del “International AMA Speedway at Daytona” -una de las pruebas más prestigiosas del calendario estadounidense- en las tres modalidades: 250 cc, 500 cc y Superbikes.