Liverpool

¿Es el club más legendario del mundo?

Raúl del Campo

Corría el año 1892 y a John Houlding le surgió un grave problema: poseía un estadio de fútbol –el mítico Anfield Road-, pero no tenía un equipo que jugara en él (acababa de expulsar de su campo al equipo de la ciudad, el Everton, por impago del alquiler). Así que decidió crear su propio club. De esta forma comienza la historia de uno de los clubes más legendarios de la historia del fútbol: el Liverpool FC, popularmente conocido como los ‘reds’, en homenaje a los colores que siempre le han vestido. Gloria, sufrimiento, tragedia y pasión son palabras asociadas de por vida a este mítico club: las ha conocido todas y cada una de ellas y, casi siempre, expuestas a la enésima potencia. 18 ligas inglesas, 5 copas de Europa, otras 3 de la UEFA, 7 copas de la reina, 7 copas de la liga, 15 supercopas inglesas y 3 más de Europa… son el balance del club más laureado de Inglaterra tanto a nivel nacional como internacional. La irregular trayectoria de sus inicios –pese a ganar cinco Ligas descendió durante varias temporadas a segunda división-, se enderezó definitivamente en 1959 con la llegada al club de un personaje que lo revolucionó de arriba a abajo: William Shankly. El estilo Shankly Shankly exigió algo totalmente innovador en ese momento: a él mismo. Como manager del equipo, sería quien elegiría la alineación. Shankly vendió a 24 jugadores e implantó una nueva filosofía de juego: en lugar de correr los jugadores, sería el balón quien lo haría. “Todo lo que tienen que hacer es pasar la pelota a los que llevan la camiseta roja”, explicaba el viejo Bill a sus jugadores. En el año 61 llegó el título de Liga de la segunda división, en el 63 el de Primera, en el 64 la Copa de Inglaterra y, al año siguiente, se volvió a conseguir otro campeonato de Liga. El Liverpool ya contaba con todo lo necesario para dominar en Europa: un estilo de juego propio e intransferible, talento a raudales y un magnífico técnico. En 1973, los 'reds' ganaron su primer título europeo, la copa de la UEFA y, un año después, tras la conquista de una nueva copa inglesa, Shankly anunció su retirada. Le sustituyó su ayudante Bob Paisley, quien aplicó todas las enseñanzas de su maestro y culminó su gran trabajo: en 1977 los ‘reds’ alzaban por fin la ansiada Copa de Europa, en 1978 repetían triunfo; en el 79 y el 80 ganaron la Liga; en el 81 de nuevo la Copa de Europa... en total Paisley consiguió 6 Ligas, 1 Copa inglesa, 3 Copas de Europa, 1 de la UEFA, 1 Supercopa de Europa y 5 inglesas... en tan sólo 8 años. El Liverpool ya era un club de leyenda. Descenso a los infiernos y regreso a la gloria Fueron los años dorados. El máximo esplendor de un equipo que jugaba bien al fútbol, emocionaba a sus seguidores –no tienes más que ver el vídeo de la siguiente página- y lograba una cantidad de títulos apabullante, hasta que llegaron las tragedias. Los dramas de Heysel -1985- y Hillsborough –1988- marcaron para siempre su historia. Fueron dos sucesos completamente diferentes, tanto por sus causas, como por el balance de víctimas (en Heysel no murió ni un hooligan inglés, en Hillsborough, todos eran hinchas del Liverpool). Estos hechos causaron tal conmoción e hicieron tanto daño al club (entre otras cosas la UEFA le sancionó 10 años sin disputar competiciones europeas) que prácticamente le hicieron desaparecer del panorama futbolístico internacional durante más de una década. Sin embargo, en los últimos tiempos parece que el club ha vuelto a recobrar el pulso: el triunfal 2001 –logró cinco títulos esa campaña-, junto con la Champions lograda en el año 2005 y la final perdida de este mismo año han hecho recobrar la autoestima a uno de los clubes con más solera del fútbol mundial. ¿Su secreto? Sus jugadores nunca caminan solos. 'You'll never walk alone' Compuesta en 1945 por Richard Rodgers y Oscar Hammerstein para su musical de Broadway “Carrusel”. En la obra, este canto a la amistad es interpretado tras la muerte del líder Billy Bigelow, para dar ánimos a Julie Jordan, embarazada y con un niño en ese momento, y repetido en la escena final para animar la ceremonia de graduación de Louise -hija de ambos-. De hecho, hoy en día es común que este tema se interprete en esta clase de ceremonias en Estados Unidos. Artistas de la talla de Frank Sinatra o Elvis Presley han alcanzado las listas de éxitos norteamericanas interpretándola. En Inglaterra, la versión más famosa la realizaron en 1960 Gerry & The Pacemakers, un grupo de Liverpool que alcanzó con ella el nº1 en las listas británicas el 26 de octubre de 1963. De forma espontánea los aficionados la convirtieron en el himno del equipo y, desde entonces, la afición de los reds la canta siempre momentos antes del comienzo del partido. Tragedias Aunque de muy distinta naturaleza, las tragedias de Heysel y Hillsborough suponen una alargada mancha negra en la historia del Liverpool. La primera de ellas tuvo lugar en el estadio belga de Heysel, en Bruselas, durante los prolegómenos de la final de la Copa de Europa que iba a enfrentar a los ‘reds’ de Ian Rush contra la todopoderosa Juve de Michel Platini. Enloquecidos por el alcohol y el gusto por la violencia gratuita cuando salen de su país, los seguidores más radicales del equipo inglés comenzaron a cargar contra los Heysel'tiffosi' italianos. El pánico llevo a las carreras y éstas a una terrible avalancha que acabó con la vida de 39 aficionados italianos. Pese a todo, el partido se disputó –con triunfo de la Juve por un gol a cero– mientras algunos de los cuerpos inertes de los seguidores de la Juve seguían aún tendidos a los pies de las gradas. El Liverpool fue expulsado durante diez años de todas las competiciones organizadas por la UEFA. La tragedia de Hillsborough fue bien diferente, aunque igualmente dramática: 96 personas fallecieron, aplastadas contra las vallas del estadio a causa de una avalancha, durante el transcurso del partido de semifinales de la Copa Inglesa que disputaban el Liverpool y el Nottingham Forest en Sheffield. La investigación posterior concluyó que en la tragedia no había sido consecuencia de ninguna acción violenta por parte de los aficionados: la causa fue el exceso de aforo y el mal estado del estadio, que no cumplía los requisitos de seguridad necesarios. A raíz de estos dos sucesos el gobierno inglés, presidido por Margaret Thatcher, comenzó una durísima batalla para erradicar a los hooligans y mejorar la seguridad de los estadios. BILL SHANKLY (1913-1981, Glenbuck, Escocia) Pese a que no logró una gran cantidad de títulos –un campeonato de la Segunda División, dos ligas, una Copa de la Reina, una UEFA y la clasificación para una final de la Recopa-, es unánime la opinión de que Shankly ha sido el mejor entrenador de la historia del equipo inglés ¿Sus méritos? Transformar para siempre una institución anticuada y sin apenas recursos y convertirla casi en una religión para la gente de la ciudad. Sus humildes orígenes –de niño trabajó en una mina de carbón- hicieron que congeniara de una forma casi mística con los aficionados del Liverpool, una ciudad eminentemente obrera – y cuna de la revolución industrial-. La relación de complicidad era tal, que cuando en julio de 1974 anunció su retirada, los aficionados colapsaron la centralita del club y los trabajadores de las fábricas locales amenazaron con ir a la huelga si no regresaba su héroe. Tal vez su principal virtud como entrenador era la de ser un excelente motivador: un buen ejemplo de ello es lo que le espetó a Tom Smith, jugador de los 'reds', cuando éste trataba de explicarle que su rodilla estaba lesionada y que así no podía seguir jugando. “Quítate el vendaje… y esa no es tu rodilla ¡es la rodilla del Liverpool!”. Sus restos fueron incinerados en el crematorio de Anfield, situado junto al estadio del club de sus amores y el epitafio grabado sobre la estatua que se levantó en su honor a la entrada del estadio de Anfield resume el sentimiento de toda una ciudad: “Hizo a la gente feliz”. Algunas de sus mejores frases: -“En Liverpool hay dos grandes equipos: el Liverpool y los reservas del Liverpool”. -“El balón no se cansa nunca”. -“El primero es el primero; el segundo no es nadie”. -“El fútbol no es una cuestión de vida o muerte; es mucho más que eso”. -“Cuando no tengo nada que hacer miro debajo de la clasificación para ver cómo va el Everton”. -“Si el Everton jugara en el jardín de mi casa, cerraría las cortinas”. -“Si estás en el área y no sabes que hacer con la pelota, métela en la red y ya discutiremos las alternativas más tarde”. -“También pasamos malos momentos: un año acabamos segundos...”. -“El problema con los árbitros es que conocen las reglas, pero no el juego”. The Kop Ver a ‘The Kop’ animando a su equipo, entre pequeñas avalanchas y cantando a pleno pulmón el ‘She loves You’ de los Beatles no tiene precio. Se trata de la tribuna más legendaria del estadio de Anfield Road. En 1906, la grada de uno de los extremos del campo fue bautizada como el Spion Kop -situación desesperada-, en recuerdo de los 300 ingleses, la mayoría de ellos de Liverpool, que murieron en el monte Spioenkop –en Suráfrica- durante la segunda guerra de los Boer, a finales del siglo XIX. Esta grada llegó a albergar a 28.000 espectadores, lo que la convirtió en una de las más grandes del mundo. Cuenta la leyenda que cuando el Liverpool ataca la portería que está justo delante de The Kop, sus seguidores aspiran profundamente para llevar el balónThe Kop hasta la red: por lo que el Liverpool suele jugar las segundas partes atacando sobre este fondo. totalmente en 1994, para que todo el mundo estuviera sentado. Su capacidad actual es 12.390 espectadores. Las mujeres no pudieron entrar en ella hasta bien avanzado el siglo XX: en esta tradición se entremezclaba el machismo de la época con una razón de lógica demoledora. La grada estaba tan saturada que nadie podía salir durante el partido: los hombres solucionaban sus necesidades fisiológicas utilizando un cucurucho que fabricaban con papel de periódico… las mujeres lo tenían más difícil. Símbolos Dos años después de la creación del club los nuevos gestores crean el escudo: para ello, eligen el color rojo y toman como emblema el Liver -ave símbolo de la ciudad desde 1350-, situada sobre las siglas LFC –Liverpool F.C.-. Durante décadas éste será su emblema. Sin embargo, a finales de los años 80, el club quiere dotarse de un aire de modernidad y el antiguo escudo, que apenas había sufrido modificaciones en 100 años de historia, es rediseñado. Primero se encerró al Liver en un borde en forma de escudo y, bajo éste, se incluyó el nombre del equipo y la fecha de fundación del mismo. En la temporada 1992/93 (coincidiendo con el centenario del equipo), se le sometió a un cambio radical: se redujo el tamaño del ave para incluir dentro de la boca el nombre del club. En la parte inferior se mantuvo la fecha de fundación, por encima se situó el famoso ‘You´ll never walk alone’ y, sobre esto, unas extrañas formas barrocas. ¿Por qué? Sencillo: ese conjunto (la frase característica del club más la forma que hay justo encima) es una representación de las puertas erigidas en honor a Bill Shankly, las famosas ‘Shankly Gates’, inauguradas en 1982 tras el fallecimiento del legendario entrenador. Un año después, el club introdujo en el escudo la última variación destacable: las llamas que hay a ambos lados de éste. Éstas simbolizan el 'Hillsborough memorial', espacio situado justo al lado de las 'Shankly Gates' y en el que hay siempre encendida al menos una vela en recuerdo de las 96 víctimas de la tragedia de Hillsborough. Otros símbolos Pese a las numerosas remodelaciones que ha sufrido el estadio de Anfield, los vestuarios permanecen inalterables desde su inauguración. Son muy pequeños (aproximadamente una quinta parte de los del Camp Nou o el Santiago Bernabéu), es decir, casi del mismo tamaño que los de un campo de categoría regional español. Cuando los jugadores traspasan la puerta se encuentran con la siguiente leyenda: ‘Coming together is a beginning, keeping together is progress, working together is a success’ (Llegar juntos es un comienzo, mantenernos juntos es el progreso, trabajar juntos es un éxito). También tiene su particular historia el 'Boot Room' o cuarto de las botas, donde Shankly y otros míticos técnicos de los ‘reds’ como Bob Paisley, Ronnie Moran, Joe Fagan o Roy Evans, se reunían alrededor de una taza de té para hablar de fútbol y diseñar las tácticas ganadoras del imbatible Liverpool de los años setenta y ochenta. Actualmente, en el espacio del Boot Room se encuentra la sala de prensa. Del túnel de vestuarios también es legendaria la inscripción ‘This is Anfield’ junto al escudo del club, que todos los jugadores tocan antes de salir al campo. ¿Su objetivo según Shankly?: “recordar a nuestros jugadores para quien están jugando y a los rivales contra quien lo van a hacer”.